No tocar los hilos ni siquiera los caídos al suelo